logo

Entrevista a José Miguel Palacio: “En mi trabajo hay una crítica a una sociedad tecnificada”

Pregunta: ¿Cómo es el proceso de creación de su obra?

Respuesta: Comienza con el encuentro de una escena que me emocione, apunto en mi agenda las coordenadas geográficas, climatológicas y horarias del lugar,  para regresar días e incluso meses más tarde con mi equipo fotográfico a realizar las capturas de las que seleccionaré la idónea, que tras procesar y ajustar a la proporción del soporte, en mi ordenador, positivo y paso al lienzo dibujando con un procedimiento reticular. A continuación solo queda aplicar el color.

Pregunta: Los críticos le etiquetan como un pintor hiperrealista. ¿Se encuentra cómodo dentro de esa clasificación?

Respuesta: Bueno, en realidad, no puedo dejar de admitirlo, sigo los parámetros que siguen todos los artistas que se encuentran en este movimiento, pero la etiqueta no es lo más importante.

Pregunta: Además de pintura realiza también esculturas, obra gráfica y fotografía. ¿Qué lugar ocupa cada una de ellas en su creación?

Respuesta: He trabajado en prácticamente todas las disciplinas de las Artes Plásticas; todas me han parecido atractivas para expresarme en su momento, pero ahora considero que la pintura es la disciplina que mejor me permite expresar mis creaciones.

Pregunta: ¿Qué lugar cree que debe ocupar la técnica y la investigación formal en el trabajo de un creador?

Respuesta: Son primordiales ambas. Desde el comienzo de mi carrera mi preocupación, hasta incluso ahora, ha sido mejorar la técnica, no por estar en el hiperrealismo. Tengo amigos artistas plásticos abstractos, de primera línea nacional e internacional, con una técnica depuradísima. En cuanto a la investigación, decirle que es necesario conocer las herramientas y materiales con que se cuenta, para realizar una obra de arte. Esto nos proporciona saber lo que pueda suceder con el paso del tiempo. ¡No todo vale!

Pregunta: En alguna ocasión ha hablado de que pinta Madrid porque es la ciudad más próxima a su residencia. Para usted, ¿qué significa o simboliza Madrid?

Respuesta: Madrid es la metrópolis global que tengo más cerca de mi estudio y me procura las escenas urbanas que empleo para expresarme. Aunque  también he pintado otras ciudades. Últimamente he estado realizando obras con escenarios de Barcelona. En realidad pinto escenas que me conmueven, sean de la ciudad que sean, si bien la ciudad que más he pintado es Madrid, que es una urbe que te atrapa, es vertiginosa y en ebullición constante. Ya lo he dicho otras veces: “De Madrid me gusta hasta el caos”.

Pregunta: En sus lienzos llama la atención la luminosidad: es una luz blanca, llena de matices. Elige horas del sol parecidas en muchas de sus obras.  ¿Hay alguna razón en esta elección?

Respuesta: Me encanta trabajar tanto en la luz como en la penumbra. Quizás son las zonas de mayor dificultad, pero también donde aparece la emoción, que es lo que da sentido a la obra de arte.

Pregunta:Los personajes que habitan sus paisajes urbanos dan la impresión de estar aparentemente ausentes.  ¿Es una impresión buscada a propósito?

Respuesta: Esto es lo que esta pasando en este mundo globalizado. Hay cierto autismo, la gente está preocupada por sus cosas y por conseguir todo lo que les ofrece la vida, pagando por ello lo indecible, cueste lo que cueste. La sociedad de consumo les ahoga pero se aferran a ella. Están ausentes, fuera de su sitio, por el incontrolado deseo. Siempre me ha llamado la atención esa actitud humana.

Pregunta: Las temáticas de sus obras son siempre urbanas: ciudades, aeropuertos, escaparates comerciales, coches, trenes… Imágenes llenas de luces, brillos, reflejos, que en un primer momento lo envuelve todo de fascinación y después suspenden al espectador en la ambigüedad o en el descubrimiento del engaño: “¡No es una fotografía y no tengo claro qué mensaje me quiere transmitir el pintor!”. ¿Es ése el efecto buscado?

Respuesta: Naturalmente no soy un artista esteta, mi obra tiene un trasfondo importante, que hasta ahora no he revelado, quizás porque es la primera vez que se me pregunta.

Muchas personas se fascinan y ven una estética perfecta en mi trabajo, a esto he llegado después de toda una vida en el arte. Dentro de dos años se cumplirán mis cincuenta años desde mi primera exposición, evidentemente en este tiempo he adquirido un vasto oficio, pero hay algo más; existe en mi trabajo una crítica a una sociedad tecnificada, donde lo importante es tener, pagando por ello lo que sea, estamos en un mundo donde lo importante es ser y tener ¡lo más! sin importar las consecuencias. Nos invade la polución informativa, hay que comprar en las rebajas lo que sea, sin ni siquiera necesitarlo; es necesario entrar en el falso estado de bienestar, etc. Estamos creando una sociedad deshumanizada y esto naturalmente es lo que subyace en mi obra actual. Ésa es la ambigüedad.

Entrevista realizada por Rosario González y Rosario Sánchez

 

Comments are closed.